La idea de este ensayo nació desde el cumulo de problemáticas que podría presentar la virtualidad para la realización de los laboratorios mandrágora. Por esta razón, hubo una primera etapa de darle vueltas a la problemática en general.

Fondo “no virtual”

Luego de esta primera problematización, la idea que me surge es acerca de construir de a poco un espacio cómodo para quien participa de los laboratorios.

Para eso me inspiro en los fondos virtuales de Zoom, con lo que puedes jugar de la misma manera en que las películas interactuan con la pantalla verde.

Entonces pensé en que cada participante pueda tener su propio fondo “virtual”. Pero la gran diferencia es que este fondo correspondería a un artefacto fuera de la virtualidad, para interactuar más con lo análogo como lo mencionó Javier en una de las sesiones.

Desde ahí se me ocurre ocupar uno de los formatos más familiares en la escolaridad y en el imaginario popular: la cartulina.

Para sintetizar la actividad, les participantes deben crear un fondo que les acompañara en la virtualidad durante las sesiones. Este fondo puede ser hecho en una cartulina de un pliego para mayor comodidad y allí se puede desplegar cualquier material visual que quieran mostrar les participantes: dibujos, recortes, escritos, formas, colores y lo que quieran. Luego se puede colgar atrás de les participantes en sesiones de videollamada.

La variación de Zoom consiste en que se puede realizar el ensayo en formatos más pequeños como hojas de papel; sacarles una foto y usarlo como fondo virtual en llamadas de Zoom.


La idea de este ensayo emerge en parte de la inspiración en las escuchas creativas de CECREA del año 2020. Una de las actividades de CECREA Vallenar consistía en construir refugios, ya sea haciéndolos o describiéndolos. Es así como pensé en que podía existir una especie de refugio para la virtualidad, donde un fondo “no virtual” hecho por les participantes podría ser un acercamiento a generar un espacio virtual de confianza con el resto del grupo. De este árbol de ideas también me nació la idea de que crearan su propio avatar para adentrarse en los laboratorios.

Crea tu avatar

Complementando la idea de un acercamiento a los encuentros virtuales, me vino la idea de traer el concepto de avatares en internet para el trabajo con el laboratorio mandrágora.

Los avatares se usan generalmente en casi todo tipo de paginas webs, redes sociales y videojuegos. El avatar es una forma de identificarse en el mundo virtual sin correr el peligro de la sobreexposición de la propia imagen en redes sociales. Principalmente en niñes esta ha sido una herramienta fundamental para proteger su navegación por el complejo mundo de internet. Siguiendo esa linea, toma todo el sentido pensar en un avatar para esta primera etapa de exploración en los laboratorios virtuales.

La idea de este ensayo toma varias inspiraciones para germinar. En primer lugar, toma la idea de los autoretratos, tanto en el arte en general como en las escuchas creativas de CECREA. Por lo tanto, varios de los ejemplos que se visualizan en el ensayo provienen de la idea del autoretrato, y varias de ellas, específicamente del autoretrato en niñes. Por otro lado, emerge lo anteriormente dicho sobre avatares en internet y su amplia gamma de posibilidades.

Este ensayo llegó a su variación final cuando introduje indicaciones para la construcción del avatar al interior del propio ensayo, con el fin de dejarlo encapsulado en la siguiente imagen.

Luego llegó la hora de hacer mis propios ensayos.

[Agregado el 16 de septiembre]

Avatar de Álvaro

Fondo no virtual de Álvaro

Entonces, ese correspondería al ensayo que me gustaría que hicieran para las próximas sesiones. Esta fue la ruta creativa de las ideas que presenté en la sesión del 20 de agosto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>